¿Sospechas que estas embarazada?

¿Sospechas que estas embarazada?

Si piensas que estás embarazada, hay que visitar a tu médico lo antes posible para comenzar a recibir atención prenatal (asistencia médica durante el embarazo). Cuanto antes se comience a  recibir asistencia médica, mejores serán las posibilidades de que tú y tu bebé estén sanos en el futuro.

Los doctores calculan la duración del embarazo en semanas. La fecha de parto es estimativa, pero la mayoría de los bebés nacen entre 38 y 42 semanas después del primer día del último período menstrual de la mujer, o entre 36 y 38 semanas después de la concepción (cuando el esperma fertiliza al óvulo). Sólo un pequeño porcentaje de mujeres dan a luz en la fecha de parto estimada.

El embarazo se divide en tres fases, o trimestres. El primer trimestre abarca desde la concepción hasta el final de la semana número 13. El segundo va desde la semana 14 hasta la 26. El tercero comprende desde la semana 27 hasta el final del embarazo.

El médico te examinará y realizará también un examen pélvico. Solicitará además un análisis de sangre, de orina y análisis para verificar la presencia de enfermedades de transmisión sexual (STD por su sigla en inglés), lo que incluye un análisis de VIH, una afección cada vez más frecuente en las adolescentes.

El médico te explicará cuáles son los cambios físicos y emocionales que probablemente experimentes durante el embarazo. También te enseñará a reconocer los síntomas de posibles problemas (complicaciones) durante el embarazo. Esto es fundamental para las madres adolescentes que son las que corren mayores riesgos de atravesar ciertas complicaciones, como padecer anemia o hipertensión y dar a luz antes de la fecha prevista (parto prematuro).

El médico querrá que comiences a tomar vitaminas prenatales que contienen ácido fólico, calcio y hierro de inmediato. El médico puede recetarte las vitaminas o puede recomendarte una marca que puedas comprar sin receta. Estos minerales y vitaminas contribuyen a garantizar la buena salud del bebé y la madre, además de evitar ciertos defectos de nacimiento.

Lo ideal es que se visite al médico una vez por mes durante las primeras 28 semanas de embarazo. Después, deberás visitarlo cada 2 semanas hasta la semana 36, y una vez por semana desde ese momento hasta el parto.

Durante las consultas, el médico controlará tu peso, tu presión arterial y la orina, además de medir tu abdomen para ir registrando el crecimiento del bebé. Cuando los latidos del corazón del bebé puedan escucharse con un aparato especial, el médico los escuchará cada vez que lo visites. Es probable que el médico también te indique otros exámenes durante el embarazo, como un ultrasonido, para asegurarse de que el bebé está en perfectas condiciones.

También forma parte de la atención prenatal el asistir a clases donde aprenderás cómo tener un embarazo y un parto saludables, además de cuáles son los cuidados básicos para el recién nacido.

http://kidshealth.org/teen/

Regresar al blog