¿ Cómo aliviar el dolor de espalda en el embarazo?

¿ Cómo aliviar el dolor de espalda en el embarazo?

El médico probablemente te haya dicho que el dolor de espalda en el embarazo es una
molestia común y no debes preocuparte, pero eso no alivia tu incomodidad. Por fortuna, sí
existen remedios según la raíz del problema, a continuación mencionaremos algunas de las
alternativas a la que podrás recurrir para disminuir la frecuencia o intensidad:


Ejercicios de estiramiento.-


Estos son movimientos sencillos que puedes realizar en casa (no se trata de una rutina
deportiva extenuante). En cinco minutos podrás desarrollar estos ejercicios recomendados
para el cuello, hombros, espalda y las caderas. También podrás practicar el yoga para
embarazadas, que de paso fortalece tus músculos, mejora tu balance, aumenta tu flexibilidad
y te relaja.


Fortalece tus músculos.-


Ser sedentaria durante el embarazo te perjudica el doble. Aunque el dolor no siempre es de
origen muscular, al fortalecerlos aliviaras la carga de otras partes del cuerpo. Recuerda que
los ejercicios en el embarazo sí están permitidos en tanto evites riesgos, no tengas un
embarazo de alto riesgo, no excedas tu nivel previo al embarazo o tu médico lo
contraindique. Los más recomendables son el yoga, la natación, caminata, bicicleta
estacionara y Pilates.


Acupuntura.-


La acupuntura funciona por medio de la estimulación con agujas a puntos estratégicos, de
modo que tu cuerpo libere la energía o sustancias químicas necesarias para sanarse por su
propia cuenta. Aunque no hay muchos estudios sobre el uso de acupuntura en el embarazo,
los existentes parecen apuntar a que es seguro utilizarla para el dolor en la baja espalda,
pero su éxito depende de tu caso y el cuidado médico y físico con que se complemente la
terapia de acupuntura.


Masajes.-


Los masajes sí están permitidos en el embarazo, y hasta te pueden traer más beneficios de
los que te imaginas. Sí debes tener precauciones como acostarte sobre tu costado izquierdo,
evitar el sobre estímulo y la presión fuerte, mantenerte lejos del calor y procurar tener un
especialista certificado.


Presta atención a tus zapatos.-


¿Sabías que la solución a un problema de espalda podría estar en tus pies? Recuerda que
llevas peso de más y tu centro de gravedad varía, por eso es primordial que tus zapatos
tengan una suela gruesa que amortigüe la carga y que den soporte a tus pies. Olvídate de
las puntas y tacones por ahora y busca zapatos bajos, cómodos y que te brinden suficiente
apoyo.


Compresas frías y calientes.-


Puedes alternarlas o utilizar la que te brinde alivio. Aplícalas directamente a tu espalda, y
procura tener la compresa caliente en contacto con tu cuerpo por un máximo de 20 minutos.
Las compresas frías pueden ayudar a evitar y reducir la inflamación.


Medicamentos.-

Por lo general el acetaminofén es considerado seguro en el embarazo, pero debes primero
preguntarle a tu médico porque toda ingesta de medicamentos debe ser administrada por el
médico pues en algunos casos sí puede ser contraindicado. Nunca inicies terapia,
medicamentos o remedios caseros sin la aprobación de tu médico.


Vigila cómo levantas objetos pesados.-


Tu espalda ya tiene suficiente peso que cargar. Si debes levantar un objeto pesado, flexiona
las rodillas, no la cadera. Agáchate utilizando solo las piernas, toma el objeto, y sube
estirando solamente las rodillas. Tu espalda debe estar erguida en todo momento. No te
exijas cargando innecesariamente pesos exagerados, en todo caso pide ayuda las
embarazadas recibirán el apoyo de otras personas.


¿Será labor de parto?


El dolor de espalda agudo e intermitente puede ser una señal de labor de parto,
especialmente si lo sientes en la baja espalda o a la altura de las caderas. Si estás ya en tus
últimas semanas de embarazo, acude a tu médico de inmediato y vigila otras señales de que
es hora de ir al hospital o llamar a tu partera, como las contracciones.

Guía de About.com - http://embarazoyparto.about.com

Regresar al blog