Como cuidarte durante el embarazo

Como cuidarte durante el embarazo

Alimentación

Muchas jóvenes se preocupan por el aspecto de su cuerpo y temen aumentar de peso durante el embarazo. Pero éste no es el momento de reducir las calorías o hacer una dieta, ya que estás alimentando a dos personas. Tanto tú esposa como tu bebé necesitan de ciertos nutrientes para que el bebé crezca adecuadamente. Si ella come una variedad de alimentos saludables, bebes suficiente agua y reduces la comida chatarra, con alto contenido graso, ayudarás a que tanto tú como el bebé que está creciendo sean sanos.

Los médicos suelen recomendar agregar alrededor de 300 calorías diarias a la dieta, de modo de proporcionarle al feto en crecimiento una nutrición adecuada. Según el peso que tenía tu esposa antes de quedar embarazada, debería aumentar entre 11 y 15 kilos (25 a 35 libras) durante el embarazo, mayormente durante los últimos 6 meses. Tu médico le aconsejará acerca de esto según tu situación particular.

 Comer más fibras —25 a 30 gramos diarios— y beber suficiente agua pueden ayudar a evitar problemas comunes, como la constipación. Las frutas y las hortalizas frescas, así como los panes integrales, los cereales o los pastelillos con harina integral, son buenas fuentes de fibras.

 Es necesario que eviten algunos alimentos y bebidas durante el embarazo, como los siguientes:

 - Algunos tipos de pescado, como pez espada, atún enlatado y otros pescados que pueden tener un contenido elevado de mercurio (el médico puede ayudarte a decidir qué pescados comer).

- Comidas con huevos crudos, como la mousse, mayonesa o ensaladas tipo “César”

- Carne y pescado crudos o apenas cocidos

- Carnes procesadas, como salchichas o fiambres

- Quesos blandos sin pasteurizar: no comer queso fresco artesanal o las salsas de restaurantes o compradas hechas con este queso, el queso feta, brie, azul o de cabra.

- Leche, jugo o sidra sin pasteurizar.

- También es conveniente que limiten el consumo de edulcorantes artificiales y de bebidas con cafeína y edulcorantes artificiales.

 Ejercicio

 Hacer ejercicio durante el embarazo es bueno para la salud siempre y cuando no tengan complicaciones con el embarazo y escojan las actividades apropiadas. Los médicos suelen recomendar actividades de bajo impacto, como caminar, nadar y practicar yoga. Por lo general, debes evitar los deportes de contacto físico y las actividades aeróbicas de alto impacto, que plantean mayores riesgos de lesionarse. Asimismo, no es recomendable realizar un trabajo que implique levantar objetos pesados para las mujeres durante el embarazo. Hablen con el médico si tienen dudas acerca de qué tipo de ejercicios son seguros para la madre y el bebé.

 Sueño

 Es importante descansar mucho durante el embarazo. Durante los primeros meses de embarazo, que tu esposa intente adquirir el hábito de dormir de costado. A medida que  avance el embarazo, acostarse de costado, con las rodillas dobladas, será la posición más cómoda. Además, facilitará el funcionamiento del corazón, ya que el peso del bebé no ejercerá ninguna presión sobre la vena que transporta la sangre desde los pies y las piernas de regreso al corazón.

Algunos médicos recomiendan de manera específica que las jóvenes embarazadas deben dormir sobre el costado izquierdo. Debido a que algunos de los principales vasos sanguíneos se encuentran en la parte derecha del abdomen, acostarse sobre el costado izquierdo ayuda a evitar que el útero ejerza presión sobre ellos. Pregúntale a tu médico cuál es su recomendación. En la mayoría de los casos, el secreto está en acostarse sobre cualquiera de los costados, para disminuir la presión en la espalda.

A lo largo del embarazo, pero particularmente en las últimas etapas, es probable que la madre se despierte con frecuencia por la noche para ir al baño. Si bien es importante beber suficiente agua durante el embarazo, es mejor beber más durante el día en lugar de hacerlo por la noche. Lo más aconsejable es ir al baño antes de acostarse. A medida que el embarazo avance, tal vez resulte difícil encontrar una posición cómoda en la cama. Entonces se puede probar colocando almohadas alrededor y debajo del estómago, la espalda o las piernas para sentirse más cómoda.

El estrés también puede afectar el sueño. Tal vez, estén preocupadas por la salud del bebé, por el parto o por cómo será desempeñar este nuevo rol de madre y padre. Todos estos sentimientos son normales, pero pueden producir insomnio. Hablen con su médico si tienen problemas para dormir durante el embarazo.

Regresar al blog